Celulitis, diagnóstico!

La celulitis consiste en una acumulación de nódulos adiposos (grasa) en el tejido subcutáneo de algunas zonas del cuerpo, como son el abdomen, los glúteos, las caderas o los muslos. Como consecuencia de esta acumulación se produce una alteración en el aspecto de la piel, dándole la apariencia característica de la “piel de naranja”.

Pero la celulitis además de ser una cuestión meramente estética, también altera algunas funciones fisiológicas de los tejidos adiposos y conjuntivos,  produciendo retención de líquidos y dolor.

¿Por qué se produce la celulitis?

  • Una de las causas más importante son los estrógenos femeninos. Esto es debido a que aumentan la actividad de los adipocitos y como consecuencia se producen los nódulos celulíticos, que son los que van a dar ese aspecto abultado de la piel.
  • Otra causa es el peso. A menudo se relacionaba la celulitis con el sobrepeso pero es algo incierto, ya que las chicas delgadas también lo sufren. Si bien el tener sobrepeso, predispone a que la celulitis aparezca.
  • La mala circulación también favorece la formación de los nódulos.
  • Factores genéticos que se heredan de los familiares.
  • El estilo de vida es algo fundamental y un punto muy importante en el que podemos actuar. Está demostrado que una dieta equilibrada y hacer ejercicio físico activa la circulación, ayuda a la eliminación de grasa y a mejorar el aspecto de la piel.

¿Todas las celulitis son iguales?

No, hay diferentes tipos de celulitis según los signos clínicos la podemos clasificar en tres grupos:

  • Celulitis blanda: Afecta fundamentalmente a mujeres jóvenes. La piel es dura al tacto y difícil de pellizcar (y si lo haces puede hasta doler). Se encuentra principalmente en los muslos y en los glúteos. Este patrón se asocia habitualmente con estrías y es el más común en adolescentes.
  • Celulitis dura: Es más común en personas sedentarias. Este tipo de celulitis se observa más claramente, la piel tiene una consistencia gelatinosa y se observa flacidez. Es más común en mujeres a partir de 40 años y/o en mujeres que han perdido mucho peso.
  • Celulitis edematosa: Es la menos frecuente pero la más grave. La paciente presenta un incremento de volumen de las piernas por el aumento de retención de líquidos. La piel es brillante, fina y aparece una sensación de pesadez y dolor en las piernas.

¿Cómo podemos diagnosticar la celulitis?

Hasta ahora, el diagnostico de la celulitis solía ser clínico. Mediante una palpación de la zona se observaban varios aspectos: grosor y consistencia de la piel, aumento de dolor y sensibilización de zona y disminución de la movilidad de la piel.

A nivel médico, se empezó a utilizar la ecografía, pero es una técnica cara y requiere una formación muy específica.

Actualmente tenemos un método con el que podemos realizar un diagnóstico preciso y de bajo coste con las placas termográficas.

La termografía de contacto con cristales líquidos es una tecnología de diagnóstico simple y muy eficaz, incluso desde las primeras etapas cuando aun no es muy visible.

Permite identificar las zonas a tratar y sobre las que insistir. Además permite seleccionar el tratamiento adecuado para cada caso y seguir una evolución de su eficacia; todo ello de una forma rápida, inocua e indolora.

En nuestra farmacia, FarConde-Farmacia Conde, te realizamos el diagnóstico.

Pide cita en nuestra web www.farconde.com o

llamando al teléfono 961 412 154

En el próximo post te indicaremos los tratamientos existentes en función del diagnóstico.

Farmacia Conde

Mariano Conde- Farmacéutico titular

Aida Laparra- Farmacéutica

Compartir en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Esta entrada fue publicada en Cosmética, Piel y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *