Hacer deporte da hambre, FALSO!

Nos llegan comentarios de gente que nos indica que “hacer ejercicio les aumenta el apetito” . “Entonces  la realización de ejercicio les impide perder peso porque al haber un déficit calórico, este déficit se contrarresta con un aumento proporcional del consumo de comida”. Por lo que eligen no practicar ningún deporte.

Esto es totalmente FALSO, es un mito.

Hay que diferenciar entre el ejercicio aeróbico y el anaeróbico.

Ejercicio aeróbico- Farmacia Conde

Ejercicios aeróbicos son ejercicios de media o baja intensidad y de larga duración, donde el organismo necesita quemar primero la glucosa libre y luego las grasas libres para obtener energía y para ello necesita oxígeno.Ejemplos : caminatas, trotes, baile, tenis, natación, ciclismo, remo, futbol…

Ejercicio anaeróbico

Los ejercicios anaérobicos, son ejercicios de alta intensidad y de poca duración.Ejemplos de ejercicios anaeróbicos: abdominales, carreras breves e intensas, flexiones, pesas , sentadillas..etc.

 

Si realizamos ejercicio con una intensidad moderada (aeróbico), se permite a los triglicéridos (es decir, las grasas) ser metabolizados como fuente de energía. Como tenemos exceso de grasas, el organismo no necesita recuperarlos y la sensación de hambre no es estimulada. NO aumenta el apetito.

Por el contrario, en el ejercicio anaeróbico, el organismo consume glucosa durante el ejercicio, produciendose  una carencia al final de glucosa, hasta que los depósitos de glucógeno del organismo no estén llenos nuevamente. En este caso la estimulación del apetito es evidente, pero sólo con este tipo de ejercicio.

Debido a este falso mito se indica erróneamente que cuando se inicia un régimen para adelgazar es preferible no hacer ejercicio, lo cual es totalmente FALSO.

Esperamos haberte ayudado. No dudes en realizarnos cualquier consulta! tanto en nuestro blog como en nuestra tienda www.farconde.com

Farmacia Conde

Mariano Conde, Farmacéutico titular

 

 

Compartir en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Esta entrada fue publicada en Control de peso. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *